Tendiendo a lo simple : Habilidades

Desde hace tiempo me ocurre algo bastante extraño y que se acentúa, creo yo, conforme intento pensar en la creación de mi juego, Krystallos Krino, o cuando juego otros juegos.

Si tiene muchas habilidades, malo, si tiene pocas, malo también.

Me explico, a veces me saturan los sistemas que te fuerzan a aprenderte, como Narrador una lista cerrada de tropecientas habilidades, en las que siempre habrá desaparecidos importantes (atletismo o intimidación en La llamada Sexta, por ejemplo, aunque se pueden hacer pruebas de atributo) , o habilidades con muy poco bagaje y difícilmente utilizadas (Consuelo de El Rastro me llega a la mente, o algunas de las múltiples habilidades del CDB Engine, por ejemplo, Sensores).
Llamadme vago, pero esas listas de habilidades me fuerzan a tener una hoja en blanco siempre entre mis manos, y yo que intento probar y jugar a muchos juegos, al final siempre recurro a lo mismo.

          ¿Entiendo que me está mintiendo?
          Quizá, haz una prueba de Empatía.
          ¿Empatía? Eso no es una habilidad. Yo creo que mi personaje podría usar Psicología (Llamada)/ Insights (DnD5),
          Dados rodando.


Eso es una tendencia creciente en muchas de mis partidas. Quizás la culpa sea de la cantidad de juegos que termino probando, narrando y jugando. Quizás es porque las pruebas básicas las pido con sistemas que he jugado más y me conozco mejor las habilidades.
O Quizás es por la vaguería que me han provocado sistemas simples. Que también tienen un problema. Demasiadas pocas habilidades.
Me explico, en casos como, no sé, Plenilunio, Symbaroum, Eirendor, NO hay habilidades. Eso supone que todo se tira con los atributos, seres omnipotentes que lo rigen todo… pero, oye, que yo es que solo estudié Derecho, no Medicina. Pues te jodes. También sabes curar de puta madre. Pero oye que yo es que he hecho pruebas de tiro todos los días. Pues te jodes. También eres el experto en sigilo del grupo.

Y eso es algo que no me convence, la verdad. En algunos de estos juegos luego te encuentras con especializaciones o Capacidades que permite diferenciar cierto tipo de acción del resto… pero no sé, no sé.


Y así llegamos al efecto muelle. Encontrándome ante una lista cerrada grande de habilidades, añoro los sistemas centrados en atributos y al revés. Estupido, ¿Verdad?. Quizás es porque no he encontrado un sistema que resuma de manera correcta mi sentimiento general, el de este narrador que se inventa las tiradas que la gente ha de hacer.
Pero llegaron ciertos juegos donde las habilidades son subconjuntos de tareas, donde tu personaje brilla en demasía. Donde no hay listas cerradas , sino que con sentido común se completan en las fichas. Cypher System, genial él, donde el mismo jugador puede inventarse esas habilidades (aunque pongan listas cerradas de ejemplo), o el mismo FATE. O juegos con listas de habilidades pequeñas, que son subconjuntos de tipos de acciones, como Hitos, más al estilo de atributos y acciones.

¿No son esto los juegos soñados, con tiradas de habilidades, como Dios manda, pero sin tener que empollar un master?
Yo creo que me he hecho vago con el tiempo, como decía Turbiales en uno de sus artículos, pero no tanto.

Krystallos Krino (I) . De playtests va el tema

Tras el paso de las LES2016 y haberme quedado con las ganas de hacer un playtest del juego, pude reunir a los amigos de Ponferrada. Silvia, Ruki, Monica, Vanesa, Cifu y Rebis accedieron a probar Krystallos Krino, el juego que estoy realizando.

Los papeles , vecinos de un bloque, eran variopintos, desde un conserje ex Seminarista y fanático religioso, hasta una ex-striper. Todos ellos con unas mutaciones variopintas, y un transfondo, pensado de manera rápida, genial.

La partida nos llevo unas 3 horas, donde un esqueleto de trama muy simple (cultistas buscan dentro del bloque un fragmento de cristal, liberando a un Negativo-Demonio en el proceso) , dió para bastantes vueltas y mucho roleo.
En el proceso 2 tiradas de cordura con resultado Mortal hicieron que los personajes de Silvia y Cifu murieran en el ataque de los cultistas y tras visualizar al demonio surgiendo.

¿Pegas de la partida? Quizás el terror faltó. Una de las críticas que recibí fue que no se puede hacer recaer el terror a los jugadores de la mesa con preguntas y descripciones estilo Apocalypse. Ahí no estoy de acuerdo, son todos los miembros de la mesa los encargados de crear un ambiente.
No os equivoquéis , la partida fue del estilo “Comunidad” donde quisé que las relaciones personales fueran el motor de una serie de escenas, y la acción se desarrolló lenta, pero al estilo de este juego, con generación de Demonios tras una serie de asesinatos, y una inventiva grande de los jugadores.
Pero hubo muchas bromas a lo largo de la mesa, hacía mucho que no nos veíamos, la gente estaba bastante distendida. Vamos, que el ambiente de terror no se consiguió del todo. Lo que no quita que la partida fuera mala.

Y por supuesto las críticas al sistema llegaron tras jugar, algo que considero necesario, tras probarlo con diferentes grupos.
– Tengo que unificar mecánicas. Ahora mismo Negatividad, Heridas y Pecados se comportan de manera diferente, haciendo que el juego sea complejo o no se llegue a utilizar todo debido a su complejidad. Qué más puedo decir que es cierto, y me tendré que devanar los sesos para dotar de coherencia a estos subsistemas.
El rol de Vigilante, que se va rotando sobre toda la mesa, debe de tener más incentivos. Es divertido, es una idea guapa, pero debe de existir una zanahoria para que la gente desee ese papel y poder aplicar juicios y pecado a su criterio.
– Debe de existir un trigger mecánico para los Juicios, que provoque intranquilidad en la mesa. Quizá pifias, quizá.
La Voluntad pudiera llegar a ser redundante con el gasto del Pecado para potenciar una tirada. Eliminarla quizá, y aplicarlo como daño mental o físico, un esfuerzo aka Numenera.
– No todos los jugadores tienen el día, son de inventiva alta, o se les ocurre algo en el momento. Tener una serie de tablas aleatorias para apoyar la creación de mutaciones o Negativos.

Sobre el tema del dirigismo en las partidas de terror, algo que recibí también críticas, no lo consideraré incorrecto del todo. Krystallos Krino lo he jugado de varias maneras, con guiones más cerrados, o más al estilo Apocalypse. Por supuesto que se puede generar un entorno de terror con juegos Apocalypse, leáse Tremulus, o el próximo Kult, al que le tengo muchísimas ganas.

Pues nada, seguiré escribiendo esta mañana, devanándome los sesos con otra iteración de reglas. Ahora mismo estoy en un punto de que hay gente que le encanta el sistema tal y como está, otros encuentran fallos, otros me señalan errores de diseño.
Tengo que meter todo en la batidora y pensar largo tendido, playtestear mucho más.

De campañas que vienen y campañas que van

Tras el paso de las LES 2016 donde me he reencontrado con la rolosfera y decenas de caras conocidas, vuelvo a la escritura. Me pasó con las NetCon y ahora me pasa con las LES. A veces y sólo a veces, uno deja el hobby rolero en modo inercia, con varias campañas en vuelo, y deja un poco de lado la actividad creativa y la social, habiendo reducido mis posts en G+ casi al minimo, así como mis posts por aquí o en el canal de youtube.

¿La culpa? Un poco de todo, pero si tuviera que encontrar culpables serían las campañas al vuelo que he ido teniendo, que han reducido al mínimo mis ansias de testear juegos y juegos, centrándome en unos pocos. Y sobre todo Malifaux, ya que he vuelto a los viejos hobbies de pintar, montar miniaturas y darme de hostias en mesas cargadas de escenografía más o menos cutre.

Ahora estoy en un punto bastante interesante, con varios frentes.

1. Dark Albion. Tras 30 sesiones, acabamos una campaña en la Inglaterra de la Guerra de las Rosas, donde los jugadores, por fin pusieron fin a un cónclave de brujas que amenazaba con traer las garras del Caos a esta tierra bañada por la sangre.

Lo jugamos con Dungeons and Dragons 5, mezclando investigación, social, combates épicos y mucho humor. Una pena acabarla, pero me apetecía ya contar otro tipo de historias.

2. Numenera. El Espinazo del Diablo. 
Leyéndome estoy el libro para jugar con mis compañeros albioneses esta campaña de Monte Cook. Obviamente no puedo jugarlo tal y cómo está escrito. Obviamente, por lo que el currazo de documentación, le seguirá el que más me gusta de estas campañas. Partida tras partida, y siguiendo los gustos de los jugadores, meterles cosas de mi cosecha y darles dosis de improvisación mezcladas con lo escrito.

3. En mesa, Dungeons and Dragons 5.

Sí, un poco antes de terminar Dark Albion, volví a pecar. Tras acabar Walkure jugado con Cypher System, me introduje en una campaña de pirateo y esclavismo. Al final ni Stormbringer ni leches. Tiré de mapa de Ánima, mar interior del mundo de Gaia, empecé a poblarlo con razas de fantasía (Estigia son Drows, los Gnolls son traficantes de drogas, etc…) , y lo mismo, mezclando historias y aventuras de diversas fuentes (Tome of Lairs, de Kobold Press, o Sailing on The Seas of Fate, de Elric!) , está saliendo una cosa bastante entretenida, y muy sandbox.

4. God Machine, Crónicas de Oscuridad
.
Tras dar un parón de Vampiro Requiem, ya que uno de nuestros jugadores ha pasado por problemas familiares, jugamos una mini campaña de Numenera, muy maja. Ahora lo siguiente con este tercer grupo es una mini campaña de este nmdt segunda edición renombrado a Crónicas de Oscuridad, el cual me parece muy muy bueno.

5. Krystallos Krino. Sigo jugándolo, sigo devanándome la cabeza con las reglas de magia, y sigo probando. Al final no pude dirigirlo en las LES, al tener la magnífica idea de meter la partida el viernes. Conclusión, no pudimos dormir cuando viajamos para España, y tuve que cancelarla.

Y nada, cuando más o menos vaya terminando las cosas, o cuando me apetezca, tengo mucho amor que dar, tras haberme leido Mindjammer, Marca Estelar, Fate, Walkure Sonderaktion Rot, Mago Despertar segunda edición, y estar ahora leyéndome Devious y The Strange.

Mañana os contaré como ha ido la partida de playtest de Krystallos Krino!