Primera toma de contacto

El hype por la nueva edición de Warhammer 40k desde hacia un par de semanas estaba in crescendo:
Starting collection de Orkos, desempolvar mis Angeles Oscuros, creación de una comunidad en G+ para jugadores que estamos retomando y novatos (Segmentum Obscurus)…
Desde esa 6ª edición no había vuelto a tocar el juego y aunque compré la caja de la séptima (madre miar esas minis de ángeles), llevaba  mucho tiempo sin volver a interesarme por el cuadragésimo milenio.
Tras pintar varias miniaturaz de orkoz en el taller de chapa y pintura (nombre con el que llamo a mi garaje) y leer el manual esta última semana, era hora de la primera partida. No se podía demorar más.
Y llego el día…
Después de comer tranquilamente al aire libre aprovechando el pedazo día que teníamos, empezamos a preparar y revisar nuestra primera partida en esta octava edición.
Mis Ángeles oscuros se enfrentarían a los marines del Caos de mi hermano.

Para ello:

1- Utilizamos el sistema de juego abierto. Este sistema tanto para empezar a jugar, para empezar a practicar las reglas de la nueva edición, como, y lo más importante, para gente que entrando en el mundillo con unas simples miniaturas pueda darle, es perfecto. 
Ya que era nuestra primera partida desde hacía mucho tiempo y la primera a esta octava quedaba claro que era la mejor opción.
El modo fue aniquilación. 
 
2- Utilizamos el nuevo sistema de puntos de poder. No queríamos complicarnos con las listas y al no tener todo el tiempo del mundo, pusimos una cantidad de 35 puntos la que a simple vista para la primera toma de contacto era óptima.

En mi lista tenía a un Bibliotecario con Smite y Aversion, escuadra táctica  de marines, una escuadra de ataque de motos Ravenwing, un Landspeeder Ravenwing y un Rhino.                                                                                                 Aversion
Valor de carga de disformidad de 6. Si se pasa el chequeo se selecciona una unidad enemiga a 24″ de el psíquico. Hasta la siguiente fase del psíquico, tu oponente debe restar 1 de todas las tiradas para golpear hechas por esa unidad.

Smite tiene un valor de carga de disformidad de 5. Si se pasa el chequeo, la miniatura enemiga visible más cercana dentro de 18″ de  el  psíquico sufre D3 heridas mortales. Si el resultado fue más de 10, el objetivo sufre D6 heridas mortales.

Casi todas las unidades entraban sin apenas cambios, como he dicho antes, la idea era la primera toma de contacto de las reglas para esta nueva edición. La escuadra de motos contenía una moto de ataque como suplemento.

 

Y bueno que decir de la partida… 
Que al final de la batalla el Principe demonio al ser entrevistado dijo que el Bibliotecario sabía bien y que estaba rico.

 

Al margen de eso, decir que las reglas no es que se hayan simplificado es que, como bien dice mi hermano, son OSR.
Sinceramente me ha encantado esta primera toma de contacto. Aún faltan bastantes  partidas para que de una opinión técnica pero ambos hemos coincidido en una cosa, nos lo hemos pasado como enanos.

Leave a Reply

%d bloggers like this: