Horror Salvaje. Caballero Errante: Ultima actuación. Resumen de partida.

Buenas y salvajes noches!

Hoy os dejo, un resumen de la partida que echamos el otro día. Queríamos jugar algo rápido con temática de horror, así que revisé las aventuras de una hoja que están disponibles en el final de la “Guía Básica de Savage Worlds” y encontré la de “Caballero Errante: Ultima actuación”… perfecto, una aventura de investigación, con tintes de misterio y horror.

Preparación

Así que me puse al lío, aprovechando que me había llegado la “Guía de género: Horror”, busqué las nuevas reglas para vampiros (para el combate final), y descubrí que había un par de arquetipos vampíricos ya creados: el “Secuaz vampírico del cine de acción” (perfecto para los extras…) y el “Vampiro saltarín” procedente de la mitología China (…que aprovechando el trasfondo de la aventura me servirá de wildcard). Estos enemigos les usé tal cual, salvo que el wildcard tendría 3 heridas, y una habilidad añadida: “Sombra”, la cual le permite transformarse en una sombra si supera una tirada de Astucia a  -2.

Para los personajes, usamos los arquetipos de “Investigador” que encontramos en la “Guía Básica de Savage Worlds”, con las pequeñas personalizaciones que describo a continuación:

  1. Atributos, habilidades y valores derivados: según arquetipo
  2. Desventajas: a escoger al menos una mayor, o bien las dos menores, de la “Guía de género: Horror”, para darle un toque mas oscuro a los PJs… las restantes las permití escoger de entre las de la “Guía Básica de Savage Worlds”
  3. Ventajas: dejé fijada la ventaja de “Investigador” por trasfondo, pero la ventaja de Conexiones, la dejé que la cambiasen por la que los jugadores prefiriesen (ellos escogieron de entre las nuevas ventajas disponibles en la “Guía de género: Horror”)
  4. Equipo inicial: Hice una tirada de (100*1d4)+100 para calcular el dinero inicial de los jugadores, en vez de los 500 habituales, para que les resultase un poco mas chungo la elección de equipo. En la mesa, salió un 3, así 400 créditos para gastar en equipo para la misión.

Como podéis ver, la preparación fue rápida y sin muchos quebraderos de cabeza. Y a los jugadores les proporcioné la plantilla rellena con las cosas comunes, y se rellenaron las partes restantes en un momento.

Hecho esto, estábamos preparados para empezar…

Personajes

Los investigadores han recibido órdenes de investigar las obras de renovación del Teatro Orfeón. Dichas obras han sufrido numerosos accidentes inexplicables y la compañía de seguros sospecha que se propietario, Silas Linden, está saboteándolas deliberadamente para cobrar el seguro.

Nuestro grupo de investigadores está formado por los siguientes miembros:

  • Señorita Bocanegra: esta escéptica investigadora, sufre de una ligera parálisis de combate causada por algún hecho horrendo sucedido en la infancia. Quizás sea ese mismo hecho la causa de los oscuros sueños y visiones de sucesos aterradores que de tanto en cuanto golpean su psique, algunas veces para proporcionarla algún tipo de información y algunas otras para ir arrebatándola poco a poco de su cordura.
  • Señor Dixion: este asustadizo investigador, sufre de una parálisis completa de combate causada posiblemente por su pasado como militar. No es raro que cuando sienta algo repentino, se ponga nervioso, y cuando el mal le devuelve la mirada, se queda completamente absorto en su locura hasta que consigue recomponer las piezas de la macabra realidad. No obstante, y nadie sabe como ni porqué, parece que está mejor protegido contra seres sobrenaturales que el resto de los mortales… si le preguntáis, os responderá: “Soy uno de los Elegidos!”
  • Señor Plinio: este imperturbable investigador, sufrió un trauma y se quedó un poco tocado del ala… Normalmente es sereno y frío tomando las decisiones, pero no quieras tenerle cerca si se le “va la olla”. Parece que sus facciones no cambian aunque la locura haya inundado su mente, así que mucho cuidado con él… Su angustia vital es tal, que volver a recuperar la cordura le resultará una ardua tarea, casi imposible sin ayuda de un especialista.

Original by Todor Bozhinov

Visitar el Orfeón

Nuestros héroes llegaron al antiguo edificio del Teatro Orfeón, situado en una de los barrios mas antiguos y desmejorados de la ciudad… ahí les estaba esperando Silas Linden, propietario del mismo y quien la aseguradora sospecha que está boicoteando las obras de reforma.

Esta jovial y servicial persona, se ha mostrado encantado con la visita de los investigadores y les ha proporcionado acceso a todo el teatro. Además, Linden les ha proporcionado información histórica del teatro, dándoles a conocer que hace un tiempo el recinto fue usado como matadero también (el grueso de las obras de reforma son para reconvertirlo nuevamente en teatro), y tras las preguntas de los investigadores, también les proporcionó información sobre el primer accidente acaecido, donde un obrero perdió un brazo por una sierra oxidada, y se desangró antes de que los servicios sanitarios llegasen a socorrerle.

Trabajo de Investigación

Una vez hablaron con Silas, Dixon y Bocanegra, revisaron en sus móviles la información relacionada con el teatro que ha sido suministrada por los periódicos (históricos y locales, respectivamente). Ahí fue cuando descubrieron que una rica familia china había sido la propietaria del teatro durante la depresión y fueron quienes realizaron las obras de reforma (usando antiguos trabajadores del ferrocarril) para reconvertir el recinto como matadero. De la lectura de las noticias locales, supieron que poco después de comenzar las obras de reforma, un vagabundo apareció muerto en los alrededores del teatro debido a una pérdida masiva de sangre.

Una vez se pusieron un poco en contexto, decidieron bajar por las escaleras al sótano. Los tablones chirriaron a su paso, con lo que Dixion se sobresaltó… afortunadamente no pasó nada además del susto. Según llegaron al sótano, se fijaron que con la tenue luz que iluminaba el mismo, les iba a costar bastante realizar su trabajo. “Sacad las linternas!”, sugirió Bocanegra… pero a ninguno se le había ocurrido traer alguna… mala suerte.

“Podemos preguntar a Silas a ver si tuviese alguna para dejarnos…” – comentó Plinio, “Venga vamos!” – afirmó Dixion. “Podrás bajar esta vez por las escaleras sin sobresaltarte, Dixion?” – bromeó Plinio, “Eso espero…” afirmó dubitativo Dixion.

“Os espero por aquí abajo” dijo Bocanegra mientras los otros 2 investigadores subían las escaleras… dicho esto, se giró y comenzó a avanzar entre las montañas de cajas.

Plinio y Dixion escucharon como Linden estaba discutiendo con alguien por el teléfono cuando se acercaban a su despacho.

“Os puedo ayudar en algo?” dijo Linden a nuestros investigadores con el teléfono en una mano y un taco de papeles en la mesa… “Estábamos buscando una linterna, no tendrá una?”. Silas comenzó a rebuscar en un cajón de su escritorio con la mano libre, se la lanzó y les hizo señas como para que se marchasen. A Dixion se le cayó la linterna de las manos, y se agachó a recoger las pilas que habían salido rodando… “Luego hablamos…” Dijo Linden según colgaba el teléfono y se quedó mirando como dudando de la capacidad de estos investigadores. “Cerrad la puerta la salir!”

Se quedaron escuchando por fuera de la puerta a ver si volvía a entablar la conversación telefónica… en vano, la único que escucharon fue el paso de las hojas de papel intercalado con rápidos tecleos en la calculadora.

Justo en ese instante, un hormigueo recorre el cráneo de Bocanegra, se la nubla la vista y comienza a ver como ciertos recuerdos se solapan con la realidad. Observa como un pobre obrero está subido a una escalera, se tambalea y cae, cercenándose el brazo con una vieja sierra que sobresalía… blanco de nuevo… al poco, observa como el cuerpo aún con vida, es arrastrado hacia el centro del sótano… y todo es negro otra vez…

by Paul

El panorama que se encuentran Dixion y Plinio al bajar, no es acogedor, Bocanegra no responde a sus llamadas… cuando al fin la encuentran, esta está en una pequeña salita entre montañas de cajas, sentada en el suelo, haciendo un movimiento de vaivén y con los ojos completamente en blanco.

“Bocanegra…” “Bocanegra!” “Despierta” – las voces se agolpaban en la mente de ella según comenzaba a recuperar la consciencia… “Chicos… lo he visto… el mal está hacia el centro del sótano…”

Esperaron a que recuperase el aliento y marcharon hacía allá. Después de un par de giros, descubrieron una sala bastante amplia, donde se encontraba un gran ascensor para el utillaje, y un drenaje. Se pusieron a investigar la zona y descubrieron que había restos de sangre cerca de la tapa del drenaje, y que ésta, tenía muescas en los laterales como si hubiese sido movida hace no mucho.

“Vamos a abrirla!” dijo Plinio… “Estamos seguros de esto?” preguntó Dixion “Claro que si!” afirmó Bocanegra. Plinio sujetó con fuerza la tapa del drenaje y la levantó hacia un lado. Una nube de peste nauseabunda rezumó de la alcantarilla. Plinio dejó la tapa a un lado y salió corriendo con los ojos desorbitados y a Dixion se le cayó la linterna al suelo y salió corriendo hacia la oscuridad, completamente sin sentido ambos… Bocanegra recogió la linterna del suelo y se quedó apuntando al agujero que ahora estaba en mitad de la sala. Quizá tardase demasiado en volver a apuntar a esa alcantarilla, o quizás el temor por haberse quedado sola, la había cegado, pero el caso es que no vio esa sombra que se deslizaba por el agujero…

Original by Brian Caldwell

El último acto

“Un momento… donde carajos estoy?” pensó Dixion viéndose en mitad de un laberinto de cajas… “Quizás debería volver sobre mis pasos? si, creo que si” e intentó deshacer lo recorrido.

Mientras tanto, Plinio seguía desorientado.

A Bocanegra la recorrió un escalofrío al darse cuenta que había una sombra que se movía por el techo y no era capaz de ver lo que era esa criatura… Otra sombra, esta vez una familiar, apareció por el fondo de la estancia: “Dixion, cuidado!!! Hay algo extraño por ahí!” Dixion se agachó ligeramente por el sobresalto y mientras notaba como una sombra pasaba a gran velocidad por encima de su cabeza… Comenzó a correr… “Mierda, mierda, mierda!!!” Bocanegra agarró una estaca de la pernera y salió corriendo detrás de su compañero.

Plinio, mientras tanto, consigue orientarse de nuevo, e intenta volver hacia el centro del sótano…

Otras dos sombras se presentan delante de Dixion y le lanzan sendos golpes, esquiva uno y el otro le golpea, hiriéndole el costado… “Son vampiros, son vampiros!!!” gritaba según se quedaba paralizado… Bocanegra se acercó a la otra criatura y la lanzó una estaca, la cual acertó en el brazo, haciendo que el enemigo se volviese hacia ella… El mal la había devuelto la mirada, y fue cuando vio el terror, un ser humanoide, de largas extremidades, con poca movilidad en los codos y las rodillas, un lacio pelo que le recorría la cara adornada con unos ojos rojos infernales y unos enormes colmillos… Se abalanzó sobre ella pero se quedó petrificado al ver el símbolo sagrado que colgaba del cuello de Bocanegra, un amuleto que la había regalado su abuela, santa mujer…

5867157987_3a4ff258b0_oPic by Kurt Komoda

“Pero que coj…” apareció Plinio por un lateral con la pistola de bengalas en la mano, disparó y no impactó, pero se quedó la bengala cerca de donde estaba Dixion, el cual recuperó la consciencia y comenzó a alejarse de los dos vampiros que tenía en frente, el darles la espalda le costó una herida en ella… pero se giró, y disparó su Glock contra uno de ellos: “Bang, bang!” La cabeza de uno de ellos estalló en pedazos y su cuerpo se convirtió en cenizas. Mientras tanto, Bocanegra lazó otra estaca contra la criatura y la disparó con su pistola de agua bendita, hiriendo de nuevo a la bestia, lo que hizo que desapareciese entre las sombras…

El vampiro que quedaba, se abalanzó sobre Dixion para lanzarle un zarpazo, pero lo puedo esquivar sin mayor problema… Los dos disparos siguientes de la Glock de Dixion, le dejaron tumbado en el suelo.

“Estás bien?” Plinio se acercaba a Bocanegra cuando una corriente de aire pasó a su lado… Bocanegra emitió un ligero sonido de dolor cuando sintió el zarpazo de la criatura y la sangre comenzó a brotar empapando la manga de la gabardina… “Joder!” gritó Plinio según disparaba la pistola de bengalas. la criatura de un rápido movimiento consiguió hacerse a un lado y esquivar ese disparo. La bengala rebotó en la pared y se quedó encendida a la espalda de la criatura.

Dixion se acercó al vampiro que estaba en el suelo y le ejecutó, un disparo certero en la cabeza que le salpicó entero y le acabará creando un trauma menor con la sangre…

Bocanegra estaba sufriendo por el dolor, pero consiguió recomponerse y recuperó la bengala del suelo, lanzó una estaca al corazón que no fue con la fuerza suficiente, pero finalmente consiguió clavar esa bengala en el cuello de la infame criatura, la cual empezó a arder hasta convertirse en cenizas…

“Quedará alguno mas?” “No se, pero vámonos de aquí…” Sacaron los móviles para fotografiar las montañas de cenizas de los cadáveres vampiros y subieron por las escaleras al piso de arriba. Silas les estaba esperando justo arriba de las escaleras: “Escuché unos ruidos abajo, pero estaba tan asustado que no bajé…” “Nada tranquilo, ya hemos acabado con la amenaza… resulta que tenía vampiros viviendo bajo el sótano del teatro…” le comenzaron a explicar Dixion y Bocanegra. “Pero queda alguno más ahí abajo?” se mostraba preocupado Linden. “No se preocupe, yo me encargo!” dijo Plinio según bajaba hacia el sótano de nuevo cargando algo en sus manos.

“El fuego les purifica… el fuego!!!” farfullaba Plinio mientras volcaba unos bidones de gasolina por la alcantarilla y alrededores… Lanzó su mechero hacia abajo y una llamarada se alzó comenzando a quemar alguna de las cajas cercanas. Se dio la vuelta y se marchó. Dixion y Bocanegra, cuando le vieron aparecer por las escaleras, ya supieron que algo no iba bien y bajaron a asomarse a ver… Descubrieron el sótano que estaba empezando a arder, “Mierda! Este tío está tarao!!!” “Vámonos!”

Subieron las escaleras y se encontraron con Silas de nuevo, “Perdón Linden, podría usar su móvil un segundo? que me he quedado sin batería y…” le dijo Dixion, y se alejó un poco para realizar la llamada. “Bomberos? Si, por favor, manden unos camiones al teatro Orfeón que está ardiendo el sótano…” y borró la llamada. “Vamos Bocanegra! todo listo…” Dijo Dixion, “Un placer” respondió.

Nuestros 3 investigadores se cruzaron con 2 caminones de bomberos a un par de manzanas del teatro según volvían a la base de Caballero Errante… “Menos mal” resoplaron Bocanegra y Dixion.

Según llegaron a la base, les estaba esperando John Myerk, el responsable de operaciones de esa unidad… “Pero que carajos habéis liado copón!!!” las venas se le hincharon en el cuello y le palpitaban en la sien. Tras un largo rato de explicaciones y negociaciones, al final llegaron al acuerdo de que cobrarían el trabajo, pero les iba a tocar pagar a la aseguradora los desperfectos causados por el incendio, haciendo un balance total prácticamente nulo…

Original by Don Harder

--H.

 

2 Comments on “Horror Salvaje. Caballero Errante: Ultima actuación. Resumen de partida.

    • Mola un montón, la verdad… Nosotros la escogimos porque al no estar la mesa al completo, queríamos ir jugando aventurillas rápidas los jugadores que quedábamos. Muy buena aventura que la disfrutarnos como enanos (aunque los jugadores sufrieron un poco para superarla…)

Leave a Reply

%d bloggers like this: