Vikingos Salvajes. Sangre en la nieve. Resumen de partida.

Buenas y salvajes noches!

Siguiendo la línea de aventuras rápidas, este último fin de semana decidimos darle a la aventura “Sangre en la nieve” de la “Guía Básica de Savage Worlds”. Apetecía una de vikingos… así que ahí fuimos de cabeza.

Preparación

Para esta partida, teníamos solo un par de jugadores, así que los personajes empezaron con un avance adicional para gastarlo en lo que quisieran (ventaja, atributo, habilidad…). Además las reglas de ambientación Héroe nato” que les permitía escoger alguna ventaja de rango superior a novato y “Sangre y redaños” que les permite gastar bennies para repetir tiradas de daño, les iban a venir geniales a nuestros jugadores.

Para los personajes, usamos los arquetipos de “Luchador – ágil” para representar a la exploradora, y “Luchador – tanque” para el Guerrero, que encontramos en la “Guía Básica de Savage Worlds”, con las pequeñas personalizaciones que describo a continuación:

  1. Atributos, habilidades y valores derivados: según arquetipo
  2. Desventajas: según arquetipo
  3. Ventajas: según arquetipo
  4. Equipo inicial: Hice una tirada de (200*1d4)+200 para calcular el dinero inicial de los jugadores, en vez de los 500 habituales, para que pudiesen ir mas equipados. En la mesa, salió un 3, así que 800 créditos para gastar en equipo para la misión.

Como podéis ver, la preparación fue rápida y sin muchos quebraderos de cabeza. Los jugadores completaron la ficha con la elección de las ventajas/desventajas, el equipo inicial y el avance adicional.

Hecho esto, estábamos preparados para empezar…

Personajes

Los héroes son miembros de un poblado llamado Trundheim, situado en algún lugar del gélido norte. Hacia el sur están los mares helados, al este y al oeste se encuentran clanes enemigos, y hacia el norte, altas montañas, donde se dice que viven trolls y manadas de lobos salvajes.

Nuestro grupo de rastreadores está compuesto por los siguientes miembros:

  • Helga: esta confiada exploradora, fué herida defendiendo su propia granja… la quedó una horrible cicatriz desde la boca a la oreja izquierda, y aunque siempre fué algo dura de oído, desde entonces es mas notable. De estatura media, y el pelo trenzado, es una luchadora experimentada tanto en combate con 2 armas, una en cada mano, o una sola arma. Ni se te ocurra decirla que no puede hacer algo!
  • Holger: este fornido guerrero no sabe ni leer ni escribir, debido a que desde su infancia ha estado trabajando moviendo piedras para hacer muros. Su salvaje aspecto, completamente rubio con barba y bigote completamente trenzados, le encaja bastante bien con su tozudez. Siempre quiere tener razón y quiere estar enterado de todo y todos. Es todo un espectáculo verle blandir el hacha alrededor suya cuando está enfurecido…

Original by Alain Bachellier

Los trolls de hielo

Los aventureros se despertaron sobresaltados con las primeras luces del alba. El cuerno de alerta estaba sonando! Cuando salieron a ver que estaba pasando, vieron a Sven Sjurson lleno de sangre y con una fea herida en la cabeza. Cerca se encuentra el hogar del Jarl Steinar, en el cual el muro estaba caído… Según se acercaron los vecinos del poblado, Sven comenzó a relatar que habían sido atacados por un Troll enorme durante la noche, el cual le había herido y posteriormente debió matar al Jarl.

Los aventureros se acercaron dentro del hall y descubrieron que faltaba el cuerpo de Brynhilde, la hija del Jarl, y que su cama había sido volcada violentamente y todas las pieles estaban desparramadas por el suelo. Revisaron algo más, y descubrieron que no faltaba ningúna pertenencia del valor de Steinar o de su hija… “La han secuestrado!”

Salieron del hogar del difunto Jarl, y se dirigieron hacia el norte del poblado, donde encontraron una huellas enormes en el suelo, y donde Sven estaba diciendo: “Véis? son los trolls, esos malditos tienen la culpa de todo!”

Los ancianos apremiaron a los aventureros porque la nieve estaba en aumento y vendría una ventisca bastante violenta, así que se prepararon, y marcharon por la estepa, hacia el norte…

Darth Kline

Seguir a los incursores

Los secuestradores se dirigen hacia el norte, y los aventureros también… el viento comienza soplar fuertemente y la nieve no para de caer, lo cual dificulta mucho seguir esas huellas que rápidamente se desvancen en la nieve.

Tras perder el rastro un par de veces, Holger empezó a notar como el frío se apoderaba de él… “Helga, me estoy congelando… recupera el rastro…” Helga se acercó y le dió una palmada en la espalda y sonriéndole le dijo: “Tienes que correr un poco para entrar en calor… ven, rápido, que he encontrado el rastro de nuevo!” según arrastraba de su brazo para que la acompañara. Holger se encontraba ligeramente fatigado a causa del frío.

Tácticas de manada

Tras media jornada de viaje en dirección norte, el grupo llega a las colinas que forman la falda de la montaña. La tormenta de nieve ruge a su alrededor, los pocos árboles que se pueden ver, están arrebatados de sus hojas, y solo algúna estalactita de hielo adorna ahora sus ramas…

Según se van abriendo paso por el yermo paisaje, escuchan a sus espaldas unos aullidos de lobos… “Mierda, lobos! Prepárate!” Gritó Holger mientras ambos se giraron sobre sí mismos. “Ahí están!” dijo Helga mientras un par de negras sombras se recortaban sobre la blanca nieve al fondo… pero de lo que no se percataron estos pobres aventureros, es que el resto de la manada les estaba emboscando desde las colinas de los laterales…

Cuatro lobos se abalanzaron sobre los despistados exploradores, pero aún así Helga consiguió esquivar ambos mordiscos, y Holgar fué alcanzado por uno de ellos, dejándolo herido y conmocionado…

Helga lanzó su espada y su estoque contra uno de los lobos que la habían atacado, cortando su cuello y clavándole el estoque en el cráneo, realizando una muerte instantánea. Holgar logró recomponerse y lanzó el hacha haciendo un barrido, pudiendo impactar a uno de ellos, pero sin hacerle demasiado daño. Los lobos del fondo comienzan a acercarse…

Holger gritó enfurecido y enarboló el hacha una vez más, realizando un barrido horizontal, consiguió partir en dos a una de los lobos que le estaban atacando. Helga lanzó su espada con el lobo, pero éste consiguió adelantarse a su movimiento… lo que no vió fué como el estoque se le clavaba en el cuello dejándole completamente incapacitado y desangrándose en el suelo. El lobo que queda, intentó lanzar una zarpazo contra Holgar, pero lo pudo esquivar sin problemas. Los lobos del fondo siguen acercándose…

En ese momento, Helga se giró, y sacó dos dagas de sus perneras, lanzándolas contra el lobo que estaba atacando a su compañero de viaje. Un solo impacto valió, para que una de ellas se clavase en el ojo de la bestia, haciéndola caer entre espasmos. Holger, al ver que no tenía un enemigo cerca, avanzó hacia los lobos que venían del fondo, y gritando trepó a un árbol… no sabemos si fue por contemplar la muerte de sus compañeros de batalla, o por los gritos que aquel energúmero les propiciaba desde lo alto de un árbol, los lobos que habían aparecido por el fondo, se dieron la vuelta y volvieron corriendo por donde habían venido…

Original by dajana10

“Podemos usar las pieles para abrigarnos del frío” “Y la carne fresca nunca viene mal” comentaron los rastreadores, mientras se ponían manos a la obra a despellejar las bestias muertas. Mientras tanto, Holger, se apañó la herida del brazo con un poco de barro y unos bendajes improvisados… “Argh! Ya estoy como nuevo!”. Helga descubre un trozo de una esquisita tela colgando de una ramita de un árbol… “Mira eso! Posiblemente pertenezca a Brynhilde!”

Los riscos gélidos

Los guerreros siguen su rumbo hacia las montañas, a estas alturas ya no quedan pistas de los trols, pero es sabido que habitan en las cuevas que están en lo alto de los riscos gélidos que se alzan frente a ellos…

Comenzaron a trepar el primero de los escarpados tramos hasta llegar a la cumbre, pese a que la ventisca seguía azotando, no tuvieron mayor problema. Al llegar al primer repecho, mientras recuperaban el aliento, Holger comenzó a contar la siguiente historia:

“Helga… te contaré la historia de mi verdadero amor… A lo que yo mas quiero en el mundo es a mi perro, se llama Rantanplán, es blanchucho y pequeñino, pero muy salao y muy fiel. El nunca me traicionará… No ha podido venir a este viaje porque está ya mayorcete, y una tormenta de nieve no es lo que mejor le viene al pobre…”

Dicho esto, prosiguieron con el siguiente tramo de escalada… aparentemente, ningún problema para ninguno de ellos. Se encaramaron al repecho y Helga comenzo a contar:

“Bueno… pues supongo que ahora es mi turno… mi verdadero amor era mi marido, nunca amaré a otro hombre como lo amé a él… vivíamos felizmente en nuestra granja, peroun día vinieron unos barcos por la noche y nos atacaron, mi marido murió protegiéndome del último de ellos, y yo acabé con él, pero no sin antes dejarme esta cicatriz de recuerdo de aquel día…”

Habiendo abierto los corazones a su compañero de andanzas, les reconfortó el espíritu, y treparon el último tramo de esos escarpados riscos sin problema alguno.

Los trols

Los héroes al subirse al último repecho, observaron como una columna de humo salía de entre las montañas. “Hacia allí!” dijo Helga, “Si, vamos…” respondió Holger. Siguiendo la dirección del humo, no tardaron en encontrar mas rastros que les guiaron hacia la cueva de los trols.

“Espérame en la puerta de cueva y no hagas ruido” le dijo Helga a Holger según se adentraba sigilosamente en ella… Tras un par de giros, llegó a una estancia más espaciosa donde al fondo se apreciaban 3 grandes siluetas cerca de una hoguera. Volvió tras sus pasos a avisar a su compañero: “Están ahí, los hemos encontrado… vamos, no hagas ruido… shhhhh…” Y si adentraron cautelosamente en la oscura cueva…

Pic by Marcos Telias

Según se acercan por entre las sombras los rastreadores, observan que Brynhilde está atada al final de la sala, y que uno de estos “Trols” se levanta y camina lentamente hacia ella comenzando a discutir con ella. “Dirás que te capturaron los trols o te mataremos” “Mi padre no crió a una cobarde… no pienso traicionar a mi pueblo!” “Thorkellson disfrutará de ti y luego llevará tu cadáver a Trundheim donde contará una triste historia en la que acabará siendo Jarl de todos modos…” Gritaban entre ellos…

“Un momento…” “Hay algo que no me cuadra…” “Esos no son trols!” comentaron los aventureros entre sí. “Encárgate tu del que está levantado, Holger” y Helga avanzó sigilosamente hacia adelante y lanzó sendas dagas contra ambos incursores “trols” que estaban sentados, haciendo diana en ambos y dejándolos fuera de combate. “Pero que carajos?” dijo el incursor restante mientras se abalanzaba un poco a ciegas hacia donde se encontraban los aventureros.

Holger comenzó a gritarle: “Hemos matado a tus dos compañeros y pienso hacer lo mismo contigo! Jajjaja…” según se abalanzaba contra él y le arremetía con todas sus fuerzas con el hacha de batalla. El impacto es brutal, clavándose hasta medio torso el hacha. Bueno, ya no quedan enemigos, pensaron los héroes que se dirigían a Brynhilde cuando de repente…

“Quienes sois vosotros y que habéis hecho con mis guardias???” Les dijo una voz a sus espaldas…

Los aventureros se giraron para observar al Jarl Thorkellson con 4 de sus guardaespaldas que acababan de entrar en la caverna. “Venimos a rescatar a Brynhilde! Por el Jarl Steinar! Que el Valhalla abras sus puertas para acojerle!” Le respondieron gritando mientras se abalanzaban sobre ellos…

Helga dió buena cuenta de los guardaespaldas con sus dagas arrojadizas mientras Holger se plantó delante del Jarl para aguantar los golpes de éste. Tras un toma y daca de espadazos y hachazos, y los escudos comenzando a astillarse a causa de los impactos, Holger lo vió claro, Thorkellson acababa de dejar un punto descubierto, así que aprovechó para lanzar su hacha de batalla horizontalmente contra el costado del Jarl, haciéndole una herida mortal.

“Maldito Sven! al final nos ha traicionado…” dijo Thorkellson entre bocanadas de sangre. “Un momento, Sven Sjurson? te refieres a Sven Sjurson???” respondieron sorprendidos los guerreros… “Si, el mismo… ese bastardo nos abrió las puertas anoche para poder asesinar al Jarl Steinar y secuestrar a su hija… le prometimos la mano de Brynhilde para que se convirtiese en el nuevo Jarl de Trundheim! pero nos ha traicionado!!!” dijo Thorkellson antes de morir.

“Debemos regresar al poblado cuanto antes! Vamos Brynhilde corramos!!!”

Tras unas largas horas de descenso por la montaña, los exploradores llegaron de nuevo al poblado de donde habían salido, donde fueron recibidos como auténticos héroes por los lugareños… Habían rescatado a la hija del Jarl!!! …lamentablemente, no había ni rastro de Sjurson… había desaparecido completamente, como se se lo hubiera tragado la tierra… Quien sabe si en los días venideros, este grupo de aventureros vuelva a encontrarse con el infame traidor Sven Sjurson.

Original by England

--H.

Leave a Reply

%d bloggers like this: