Club de los Old School Roleplayers

Voy a admitirlo y que conste en acta. Llevo mucho tiempo en Inglaterra. Demasiados quizá.  Y al ver series como la histórica The Crown – es lo que tiene el tener novia, pudiendo estar viendo Godless… ainsss – ver clubs de gente distinguida con sombrero de copa, monóculos y puros, vamos los Club de Gentleman, siempre me ha llamado la atención.

Lo de que solo sea tíos me la trae al pairo la verdad. Son cosas del pasado, el hecho de no permitir la entrada a una mujer a un club me parece un crimen. Me acuerdo cuando en las turbas de Cuenca permitieron el paso a mujeres, la que se lió ainsss…  asco de país retrogrado y tercermundista… pero eso es otra historia.

Ian Miller 2577

El verme rodeado de gente que conozca o no, con el simple hecho de parlar de ciertos temas, echarme unas birras o copas y disfrutar de un buen rato es la pura definición de un autentico club de rol (Bueno y de cualquier pub jejeje)

Pero vamos a darle incluso otra vuelta de tuerca. Esos club de gentleman eran famosos sobre todos en la Inglaterra de principios y mitades del siglo XX. Vamos totalmente Old School.  Y aquí viene la cuestión. Crear un club de jugadores OSR.

Todo empezó hace un mes cuando empece a dirigir Blood in the Chocolate (LotFP con sistema Eirendor). Los viernes un grupo de valientes se ha intentado aventurar en la fábrica, aún a falta de una sesión (llevan tres), estos valientes jugadores lo están pasando muy putas.

Cabe mencionar que en las Rolea también jugué esta aventura, donde, sin quererlo, hubo un claro TPK al intentar esconderse debajo de la cama el grupo. Esta claro este no es el mejor escondite para varias personas donde una estaba llena de zumo de arándanos, otra hinchada como un globo y dos pifias en sigilo. Lucia lo tuvo fácil esta vez.

Lo siguiente que tengo en mente y preparado es montar el módulo B7 Rahasia con sistema Eirendor, y jugar Marineros en un Mar de estrellas de Clásicos del Mazmorreo (Esta en mesa seguramente).

A lo que me lleva a la pregunta, y por qué no hacer un día fijo o quincenal, donde se puedan jugar tantos módulos clásicos como nuevos de la ola OSR.

Fijándome en la entrada del señor Javier Arce en su blog En los Gorgoten, molaría ir completando esos módulos poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Alternando obras maestras clásicas y obras de nueva factura de juegos como DCC, Eirendor, Lamentations, Marca del Este. En principio estos módulos clásicos serían convertidos a Eirendor, pero las obras citadas anteriormente se podrían llegar a jugar en cualquier sistema realmente.

El hecho de comprometerse a una aventura no implica que la persona tuviera que seguir para las siguientes módulos, pero obviamente se le guardaría un hueco para ellos en el caso de que quisiera continuar.

Finalmente, dentro de un listado de aventuras y antes de acabar con el módulo activo se podría votar que jugar a continuación. E incluso llegar a cambiar de masters, todo ello con el fin de hacer un buen grupo, un autentico club de Old School Roleplayers.

Y bien, os parece buena idea?

 

 

Leave a Reply

%d bloggers like this: