Forja un mundo: Leyes y trasfondo

Buenas a tod@s!

Vamos con la tercera entrega de esta humilde serie de artículos sobre la creación de mundos o worldbuilding. En las dos primeras entregas (que podéis encontrar aquí, y aquí) definimos nuestro mundo asentando unas bases a través de establecer su premisa y situarlo en el espacio y el tiempo. En esta entrada le daremos las pinceladas finales estableciendo sus leyes, y abriremos un almacén donde guardar el trasfondo de nuestro mundo que será la tierra que regaremos para verlo crecer.

Antes de todo quería aclarar un tema. Varios de vosotr@s os habéis acercado, por privado o en público, a hablarme sobre las herramientas que utilizo. Las herramientas que comparto no están grabadas en piedra en ningún libro, ni son “oficiales”, sino que son las que yo utilizo y que proviene de fuentes externas como los libros que mencione, de otros ámbitos como guías para escritores de novelas, de las clases de novela y periodismo que tomé durante años, de juegos de rol y de todo aquello que me ha parecido aplicable a esta pasión que es la creación de mundo. Todas ellas están en mis apuntes de worldbuilding. Por lo que habrá cosas que os sonarán, otras que no y cosas que os sorprendan y otras que no os gusten. Dicho esto, vamos con el artículo.

Tu mundo, tus leyes

Cada uno de los mundos que lees o juegas tiene sus propias leyes que responden a lo que es el mundo en sí y establecen una serie de preceptos que lo hacen creíble, diferente y dictan la lógica de lo que puede pasar en el. Al fin y al cabo, lo interesante es que pasen cosas en tu mundo, y para que estas cosas sean creíbles, debes establecer una serie de leyes que no te puedes saltar. Estas te darán libertad para crear cosas fantásticas y únicas como magia o tecnología avanzada, pero deberás respetarlas y entenderlas para que el lector no se sienta confundido. Lo más sencillo de todo es observar: vivimos en un mundo regido por la ciencia donde una serie de leyes que ha establecido nos han permitido saber, y por tanto creer, que nuestro cuerpo tiene unos límites, que una serie de fuerzas mueven la energía de todo y que aquello que no explica la ciencia, no puede ocurrir y si es así, debe estar dentro de esas leyes. Por lo tanto, las leyes que establezcas para tu mundo deben responder a lo natural y lo sobrenatural, siendo esto ultimo lo mas interesante a la hora de crear mundos ficticios, ¿Por que? Pues porque es lo que hace interesante los mundos y las historias.

martin-deschambault-project-77-ca-passage-h44-www.jpg

Antes de lanzarte a establecer leyes por que si, deberías pensar si son necesarias. Todos nos sentimos atraídos por la magia y la tecnología imposible, y rápidamente vamos a crear algo único y propio para hacer que nuestro mundo sea diferente. Pero ¿Es necesario? ¿Tu mundo necesita de un elemento “extra”?. Es importante que pienses en ello, porque aquí la premisa de “menos es más” es muy importante, ya que muchos lectores o jugadores se sienten atraídos por las cosas sencillas y bien diseñadas y huyen de las cosas complejas que les absorben mucho tiempo. Y no solo eso, sino en el trabajo que puede suponer crear una serie de leyes para que luego no encajen, no te gusten o queden metidas con calzador.

Un caso muy común es el de crear un mundo similar a la Tierra, pero añadiéndoles muchos elementos exóticos. Ponemos tres lunas que orbitan nuestro mundo, un sistema de magia para lanzar descargas eléctricas y una raza que vive bajo las montañas buscando minerales. Pero no pensamos en cómo esas lunas influyen a las mareas, estas en la pesca, está en las migraciones y estas en las población. Tampoco pensamos en el origen de la magia ni el impacto que puede tener en la sociedad. ¿En este caso las sociedades de tu mundo tendrían cierta tecnología si tiene ese tipo de magia?. ¿Y qué hay de los que viven bajo tierra? Dos millones de personas de tu nueva raza bajo tierra buscando minerales, sin ríos, ni recursos que los alimenten. No es creíble.

Busca el “Por qué” a todo. Esta es la herramienta que más me ha costado acostumbrarme a aplicar, pero la que mayores satisfacciones me ha dado. Y aunque sirve para todo, es ideal para utilizar en este punto de la creación de mundos. ¿Quieres establecer magia en tu mundo fantástico?, ¿Por qué?, ¿Qué quieres conseguir con ello?. Quizás sea un poder divino que acompaña a los habitantes de tu mundo o el poder auténtico de los espíritus de la naturaleza, pero ¿Por qué las divinidades o espíritus de la naturaleza darían magia a sus seguidores? No lo harán porque si, porque tu lo digas. Tiene que haber una explicación y un origen. Y este, tiene que ser creíble e interesante, si no, no la incluyas porque no aporta nada. Brandon Sanderson nos presenta un sistema de magia único en la trilogía de Nacidos de la bruma. Sus usuarios son alomanticos que obtiene poderes a través de consumir metales y “quemarlos” en su estómago. Y es creíble gracias a que nos explica todos los “por qués” de esta magia: su efecto en el cuerpo, sus variantes, aleaciones, orígenes, etc. Absolutamente todo hasta un nivel de detalle increíble. Y si nos vamos mas atrás también ocurría, los relatos de Julio Verne eran creíbles gracias a la cantidad de detalles y explicaciones que nos daba sobre las máquinas que existían en sus relatos. Y ¿cómo se llega a desarrollar este nivel de detalle en las leyes? Poniendo contra la pared de la credibilidad cualquier idea que tengamos.

Ver lo complejo que puede ser establecer leyes en tu mundo te ayudará a ser comedido con ello y establecer muy pocas leyes. Sobretodo aquellas sobrenaturales, que son las más atrayentes pero que requieren más trabajos. Una cosa que no hemos mencionado, es que las leyes que establecemos están basadas en las que conocemos. Y es así porque es más fácil crearlas, darles credibilidad y que el lector las entienda. Lo que debería ser siempre nuestra prioridad si escribimos para los demás. Y piensa que el tema de las leyes puede responder a cualquier cosa que necesites para tu mundo: Establecer magia para dar un toque fantástico a tu mundo a través de los espíritus de la naturaleza, crear tecnología para viajar a otros lugares en una ucronía, cambiar un paradigma de la realidad afirmando que ésta es mentira, extender un mundo paralelo como puede ser la red virtual o el inframundo, cambiar las leyes de la física dado el don de la inmortalidad a ciertos seres, añadiendo criaturas sobrenaturales para crear un conflicto único, etc. Puedes hacer lo que quieras, pero siempre pregúntate porque lo haces y por que debe existir esa ley en tu mundo. Mas adelante hablaremos sobre algunas de estas leyes aplicadas a los habitantes de tu mundo.

finnian-macmanus-tf2.jpg

Trasfondo a tu medida

El trasfondo es lo que parece estar más allá del fondo de una cosa. Y en nuestro mundo hará referencia a todo lo que no se ve. O sea, todo aquello que hemos diseñado para dar credibilidad y coherencia a nuestro mundo aunque el lector o el jugador no lo ve. Esta herramienta es nuestra base, almacén o enciclopedia y por tanto estará con nosotros y nuestro mundo siempre. Aunque pueda parecer una herramienta muy pesada y compleja no lo es, porque este almacén debería responder a nuestra necesidades y forma de trabajar. Y debería alejarnos de esfuerzos en vano, errores y ayudarnos a centrarnos en lo que queremos mostrar, lo que no y lo que se leerá entre líneas. Por ello es muy importante tener en cuenta las herramientas que dan vida a nuestro mundo como la forma y el tamaño (Y que expliquemos en la entrada anterior). Ya que no es lo mismo escribir una novela en un mundo fantástico centrada en un grupo de héroes, que un juego de rol que debe describir una historia, mundo y cosmología únicos.

Suele ser un error muy común desarrollar muchos detalles irrelevantes y sin importancia porque tendemos a pensar que así es más creíble el mundo. Lo que eso supone un desgaste y una pérdida de tiempo. Y que nos lleva a cometer el error de “querer explicarlo todo” porque ya que lo hemos desarrollado, pues lo explicamos. Y da a inicios de novelas aburrido a la hora de leer. ¿Cuántas veces os ha pasado? Novelas en las que no ocurre nada hasta que llevas una decena de páginas porque el autor nos quieres explicar su mundo del tirón, o juegos de rol con un trasfondo enciclopédico de 80 páginas porque su autor cree que si el juego tiene mas detalles y páginas, es mejor. Esto está muy bien, pero si quieres hacerlo, dosificalo. Enseña tu mundo al lector poco a poco a través de los lugares, personajes, y acciones mientras se desarrolla la historia o juegan en el. Y si no hay espacio en tu historia o en tu juego para ese tipo de detalles, pues no los desarrolles. Saber los ritos de caza de una tribu bárbara de las montañas, no me sirve de nada si he desarrollado un juego de rol de fantasía en ambiente urbano donde los bárbaros se mencionan como algo lejano a la ciudad y sus posibles historias. O establecer una inmensa cronología de reyes y gobernantes en una novela de ciencia-ficción donde priman los eventos relacionados con tecnología. Claro que ayuda, pero no son nuestra prioridad. Y como no es prioridad, vamos a guardarlo para el final.

Cuando vayas a crear el trasfondo, hazlo de forma resumida y con sugerencias, ya que los detalles ya los conoces. Que ese documento, o carpeta llena de documentos, sea una tormenta de ideas explicadas en poco más de una frase. Parece difícil, pero no lo es. En periodismo utilizamos una herramienta muy útil la de las 5W (What, Who, Where, When y Why). Que viene a ser: Que, Quien, Donde, Cuando, y Porque. Esta herramienta dicta que deberías explicar en un titular o un pequeño párrafo todos los detalles importantes a través de responder a cinco preguntas. Si responde a todas esas preguntas en un párrafo sobre el que hablas de un evento, detalle o ley de tu mundo, ya está! Imagínate un documento con 10 paginas de pequeños párrafos con ideas detalladas y desarrolladas en un párrafo cada uno. Ahí lo tienes todo.

Todas esas ideas saldrán de tu documentación, imágenes, artículos, etc. Puedes utilizar este método o adjuntar estos archivos a tu almacén, que es lo que hacen muchas personas. En algunos casos es útil, ya que una imagen puede darte mucha información de por sí sola. Hazlo como mejor te vaya, pero considera el tamaño de tu almacén, que debe ser manejable, a la hora de incluir información de cara a presentarla al lector o jugador. Más adelante hablaremos de cómo presentar esta información a través de personajes, acciones o escenas.

masahiro-sawada-lost-island.jpg

Y para terminar…

Considero que a partir de este momento es cuando podemos empezar a detallar los aspectos de nuestro mundo si invertir tiempo y energía en cosas que no nos sirvan, ya que tenemos el foco en los que realmente importa. Quizás después de tres artículos, varias semanas y un puñado de herramientas te sea más fácil empezar a detallar tu propio mundo, o quizás no necesites pasar por estos pasos. Eso dependerá de ti.

Doy por concluida esta introducción de tres artículos para asentar las bases de tu mundo, y me lanzo a los siguientes artículos que nos ayudarán a poblar nuestro mundo, establecer su personalidad y perfilar sus detalles.

 

 

Forja un mundo: Leyes y trasfondo es el tercero de una serie de artículos por Luis Montejano, en el que nos guiará y aconsejará en el tópico de la creación de mundos (en inglés worldbuilding). Disfrutarlo 🙂

Leave a Reply

%d bloggers like this: