La Orden de Caballería del Conejo Alado

Sir Midas, el peor rey que tuvo esta tierra. Sus orgías y bacanales fueron de boca en boca por todas las clases pudientes. Lo que empezó siendo un grupo de nobles, acabo corrompiendo a toda la corte, los comerciantes e incluso los pobres y descarriados.  Noches de fiesta y jolgorio, de punta a punta de la ciudad.

Pero la resaca y la fiesta llevó a que nadie quería trabajar ni alzar un dedo. Solo esperando a que la nueva noche llegara. El reino estaba perdido, sin defensas, sin sustento, sin limpieza. Lo que era la capital antaño más importante ahora era un vertedero.

Midas tuvo una idea. “Adiestremos animales. Ellos harán nuestro trabajo y nos defenderán”.

Allí nació lo que venía siendo la orden de Caballería del Conejo alado. Mal nombre, ya que las monturas que no eran otro que caracoles gigantes, resultando ser un tanto lentas.

Solo llegaron a ver combate una vez. Toda la ciudad fue masacrada….

MORALEJA: Al pan pan, y al vino vino.

Dnsn8zPW4AAHwRs (1).jpg